sábado, 12 de enero de 2019

TAP expandirá su red por América con la adquisición de los Airbus A330-900neo

Por Ricardo J. Delpiano

TAP A330-900neo (Airbus)
Foto: Airbus 
Además de asegurar una renovación de flota, TAP Portugal busca aprovechar las eficiencias de su nueva flota para fortalecer su red de larga distancia y de esta manera cumplir con uno de sus objetivos de conectar Europa y América a través de Lisboa. En ese contexto, la principal línea aérea portuguesa ha anunciado tres nuevas rutas en el mercado estadounidense: Chicago (ORD), San Francisco y Washington (IAD), las que comenzarán a funcionar a partir del mes de junio.

La primera en inaugurarse será Lisboa – Chicago (ORD) el 1º de junio, seguida de Lisboa – San Francisco el día 10 y finalmente, Lisboa – Washington (IAD) el día 16 de ese mes. Será una rápida de expansión que complementa los actuales servicios a Boston, Nueva York (JFK), Newark, que se realizan desde Lisboa, además de Newark y Toronto atendidos desde Porto.

Según datos de la compañía, la cantidad de destinos pasan de tres en 2015 a nueve en 2019, mientras que las frecuencias crecen de 16 a 56, lo que representa un aumento significativo directamente impulsado por la llegada de nuevos aviones y una focalización en atender el tráfico V.F.R. (Visit Friends & Relatives) tal como lo hizo en un principio con las rutas históricas hacia Brasil y África.

En diciembre, David Neeleman, mayor accionista en TAP, confirma el enfoque de expansión de la aerolínea. “La costa oeste es importante para nosotros. Hay una gran cantidad de portugueses que viven en esa área. Acceder a la costa oeste desde Lisboa es un mercado importante para nosotros”, indica a USAToday (13/12/2018).

Además de atender rutas V.F.R., las nuevas operaciones de la firma portuguesa consideran prácticamente todos los hubs de United, su socia en Star Alliance, con las cuales puede apoyar los servicios aéreos con tráficos de conexión en una directa apuesta hacia el futuro. 
La expansión por los Estados Unidos está directamente relacionada con la incorporación de los Airbus A330-900neo, del cual TAP es cliente de lanzamiento y que ya opera en la ruta Lisboa – Sao Paulo (GRU). Desde la línea aérea lusa indican que “la expansión y renovación de la flota hacen esto posible. La compañía ha recibido siete aviones este año y otros más estarán llegando en los años siguientes para alcanzar un total de 71 hacia el año 2025”.

De acuerdo con datos de la industria, la flota de TAP está conformada por 21 A319, 21 A320, un A320neo, cuatro A321 y cuatro A321neo, 12 A330-200, cuatro A330-300 y un A330-900 de un total de 20 a incorporar. Si bien el pedido por el nuevo avión de fuselaje ancho considera una renovación completa de la actual flota de larga distancia, es posible que TAP aproveche parte de sus equipos para incrementar la red y así dar curso a su plan de posicionar a Portugal como una nueva puerta de entrada a Europa y de conexión con Américas.

La expansión por América de TAP consiste en potenciar sus dos mercados principales: Brasil por un lado y Norteamérica, especialmente en Estados Unidos. Actualmente, en el primer país hay 10 destinos y la intención es igualar esa cantidad en el Norte, lo que abre la puerta para añadir nuevas ciudades.

Después de su experiencia en Bogotá y Panamá, el crecimiento futuro más inmediato en Sudamérica podría venir de las futuras sinergias que se puedan establecer con Azul Linhas Aéreas a través de un acuerdo de negocio conjunto (JBA, por sus siglas en inglés) u otras asociaciones. La brasilera tiene una amplia red en su país y gradualmente está incursionando en los mercados internacionales comenzando por países vecinos y rutas V.F.R. Recientemente, ha anunciado a Oporto como su segundo destino en Portugal en ruta que anticipa cooperación directa con TAP.

Si bien tanto la línea aérea portuguesa como el propio Neeleman declaran que es temprano para establecer certezas respecto a futuras sinergias que se puedan dar con otras líneas aéreas, todos los antecedentes apuntan a crear las condiciones necesarias tomando en cuenta el potencial de Azul y TAP como candidatos a integrar futuros JBA. La primera en el caso fortalecer desde Brasil el JBA entre Avianca, Copa Airlines y United, mientras de la segunda como eventual socio para los tramos Sudamérica (Brasil, exclusivamente) – Europa).

Independiente de lo anterior y si el plan de la compañía considera posicionar a Lisboa -y Portugal-, como una puerta alternativa de entrada a Europa, no se descarta que de tener éxito en la expansión propuesta pueda ampliarse a otros mercados en los años siguientes, siempre y cuando, consiga posicionar a la capital lusa como una opción viable para los viajeros y así, reducir la dependencia del tráfico V.F.R. La asociación con otras compañías aéreas puede ser el mecanismo primario para ir creando ese escenario especialmente en mercados no atendidos.

De producirse, la utilización del A330-900 brinda oportunidades adecuadas con un alcance suficiente para atender desde Lisboa cualquier punto hacia América y África, con una capacidad media apropiada para competir. Esto podría derivar en nuevos pedidos en el mediano o largo plazo manteniendo la homogeneidad de la flota. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

También van a venir a Buenos Aires en este año para iniciar operaciones
https://www.google.com/amp/s/www.clarin.com/viajes/aerolinea-tap-operara-vuelo-directo-buenos-aires-lisboa_0_r1KTaaP2G.amp.html

Anónimo dijo...

Pero esa noticia antigua ya a pasado casi un año y no pasa nada, para mi que otro volador de luces como lo hizo Qatar con Santiago.

Anónimo dijo...

Están esperando que den OK desde TAP y autorice la ANAC para probar vuelos desde LIS a EZE