viernes, 24 de enero de 2020

Antofagasta podría desempeñar un rol más estratégico que Concepción en la expansión de JetSMART

Por Ricardo J. Delpiano

JetSMART A320 CC-AWI (JetSMART)
Foto: JetSMART
Desde esta semana, el aeropuerto Andrés Sabella que atiende a la ciudad de Antofagasta es oficialmente la segunda base operacional de JetSMART. La inauguración de los vuelos desde Puerto Montt y Temuco, respectivamente, más otras cuatro rutas domésticas y a partir de marzo, una internacional (Lima) marcan este establecimiento desde donde la línea aérea de ultra bajo costo y tarifas bajas (ULCC, por sus siglas en inglés) busca generar eficiencias en su red doméstica e intercontinental.

Al igual que en Concepción, la base de Antofagasta se potenciará con vuelos locales y serán realizados con tripulaciones locales, al igual que el mantenimiento en línea. Lo anterior, contribuirá a la generación de empleo local de manera directa (por la acción de la línea aérea) e indirecta por los beneficios derivados de la aviación a la economía local, especialmente turismo como pequeñas y medianas empresas (PYMES), entre otras.

Desde JetSMART, destacan el establecimiento de su base en Antofagasta como parte de su compromiso con la descentralización de Chile al incentivar la generación de un polo de desarrollo regional en el país. Señalan en ese sentido el aporte en 19 puntos de conexión que tienen en la actualidad sin pasar por Santiago, acción que celebran como “aporte al crecimiento y desarrollo de las regionales”.

“Este anuncio es la materialización de nuestra promesa por descentralizar el país. Antofagasta se convierte en nuestra segunda base de operaciones regional, la cual se suma a la que actualmente contamos en Concepción. De esta manera aportamos con una mejor en la conectividad, desarrollo y generación de cerca de cien empleos directos para los habitantes de la región”, dice Friederike Krebbers, gerente de Desarrollo de Mercados y Aeropuertos de JetSMART.

Actualmente, JetSMART opera seis rutas sin escalas desde Antofagasta hacia Santiago, Arica, La Serena, Concepción, Temuco y Puerto Montt. A contar de mediados de marzo, se proyecta la ruta a Lima, en la que al igual que en Concepción, compite con LATAM, generando una dinámica competitiva de inflexión para la aviación chilena de regiones al tener dos compañías aéreas y dos modelos de negocios distintos funcionando simultáneamente.

Si bien las apuestas son por igual para Concepción como para Antofagasta, la ciudad del norte emerge con una proyección superior para el crecimiento de la red. Ventajas geográficas, demográficas, turismo y características del tráfico son algunos factores que pueden inclinar.

La ubicación más al norte de Antofagasta es funcional para aprovechar el alcance que dispone los equipos de la familia A320. Con 3.400 millas náuticas o 6.300 kilómetros de alcance para un A320neo, se pueden alcanzar prácticamente cualquier destino en la región o más allá, como por ejemplo el Caribe, permitiendo por este concepto atender demanda al menos a ciudades que pueden representar oportunidades comerciales.

En esa misma línea, la presencia de comunidades extranjeras en la ciudad y alrededores genera una masa crítica de viajeros (tráfico étnico y V.F.R.) que requieren conectividad con sus respectivos países de origen. A los vuelos a Lima, se agregan también el interés por unir Antofagasta con Colombia, sin descartas más a futuro, enlaces con Bolivia, por sólo mencionar algunos. En términos de tráficos, si bien hay una demanda corporativa en Concepción como en Antofagasta, la mezcla en esta última ciudad con segmentos étnicos y V.F.R. brindan una mayor fortaleza en cuanto a cantidad de pasajeros.

Concepción es la segunda metrópoli de Chile en cantidad de habitantes, un factor determinante para cualquier compañía aérea en especial para las LCC, cuyo modelo de negocios necesita de la masa para dar viabilidad a sus operaciones, pero los altos ingresos de la población de Antofagasta representan un mayor atractivo como generador de demanda. Según datos del Banco Central el PIB de la Región del Bío-Bío alcanza a los CLP13.416 (miles de millones) representando al 7,5% nacional, mientras que la Región de Antofagasta tiene un PIB de CLP16.700.

A lo anterior, se agrega el factor turismo con un producto en el norte “más posicionado” a nivel internacional con atractivos como San Pedro de Atacama y circuitos en el desierto, por mencionar algunos, donde Antofagasta puede desempeñar una especie de “puerta de entrada” al visitante exterior no sólo a nivel de esa Región, sino que también a otros puntos del país, considerando la reciente conectividad inaugurada por la ULCC desde esa ciudad a Puerto Montt y Temuco. Si bien Concepción, puede también tener ese rol dispone de una mayor competencia por su cercanía a otros centros demográficos del país comenzando por Santiago, principal punto de ingreso y conectividad de Chile. 

Para JetSMART, las apuestas por las dos bases regionales chilenas son similares, aunque sus roles puedan diferir. Mientras Antofagasta posee una mayor proyección internacional, Concepción pareciera estar dedicada más a atender una demanda interna donde la compañía es ya el primer operador por cantidad de rutas y el segundo por pasajeros transportados (357.779 en comparación con los 846.716 de LATAM y por sobre los 273.756 de SKY), dejando la operacional internacional a un probable tráfico reducido al cono sur americano. El rol estratégico de la ciudad del norte cobra importancia porque es el tráfico internacional el que constituirá el principal motor de crecimiento de la red de la ULCC considerando el proyecto panamericano que proyecta para los próximos cinco a seis años. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ojalá se anime con bases en Iquique, Puerto Montt y Temuco.

Hace falta la ruta Lima - Iquique.