domingo, 15 de marzo de 2020

Argentina decreta el cierre de fronteras pudiendo afectar a cerca 85.000 pasajeros de avión con Chile si se suspende el tráfico aéreo

Por Ricardo J. Delpiano

Aerolíneas Argentinas B737 MAX 8 interior (Edgardo Gimenez Mazó)
Foto: Edgardo Gimenez Mazó - Aviacionline
Tomando medidas más extremas para prevenir el avance del COVID-19, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández ha ordenado el cierre de las fronteras de su país por 15 días, es decir, hasta el 31 de marzo. Se trata de una medida extrema, pero necesaria, ya que según el Mandatario el episodio del coronavirus ya no viene sólo de Europa, sino que afecta a países limítrofes y a los propios argentinos.  Hasta ahora, Argentina imponía cuarentena a los viajeros argentinos o residentes que lleguen de países afectados y una prohibición por un mes al ingreso de extranjeros no residentes que hayan estado durante los últimos en esas zonas.

La decisión de Fernández es de carácter inmediato y profundiza la medida que hasta hoy hacían referencia sólo a China, Corea del Sur, Estados Unidos, Europa e Irán. Por el alto movimiento de pasajeros, la medida tendrá un alto impacto en la conectividad con Chile, tanto a nivel aéreo como terrestre. El cierre de la frontera argentina no tiene afecto en los nacionales argentinos o residentes en ese país que están en el extranjero.

Para este lunes 16 de marzo, Argentina espera los últimos vuelos de líneas aéreas que operan hacia y desde los Estados Unidos y Europa, a excepción de los vuelos de repatriación que está efectuando Aerolíneas Argentinas. Con el anuncio presidencial, se espera que las compañías latinoamericanas que operan hacia y desde el país trasandino también reduzcan o suspendan sus vuelos.

En materia de tráfico aéreo, el vecino país es uno de los principales destinos de Chile. La conectividad aérea se realiza con las ciudades de Buenos Aires (en sus tres aeropuertos), Mendoza y Córdoba, atendidas por seis líneas aéreas: Aerolíneas Argentinas, LATAM Airlines, SKY, JetSMART, Air Canada y KLM.

A excepción de la línea aérea holandesa que ha informado la suspensión de sus vuelos hacia Buenos Aires (EZE) y Santiago a partir del martes 17 de marzo, las otras compañías no manifiestan la suspensión de vuelos, aunque la situación puede variar con recortes de algunas frecuencias o suspensión de rutas según lo determinen las autoridades o el brusco descenso de la demanda. Siguiendo el caso de Estados Unidos con Europa, por ejemplo, es posible que las líneas aéreas mantengan algunos vuelos específicos.

Según datos de la Junta Aeronáutica Civil (JAC), mensualmente se movilizan más de 137.000 entre Santiago y Buenos Aires, más de 21.000 personas en la ruta Santiago – Mendoza y alrededor de 13.000 en el tramo Santiago – Córdoba. Considerando la suma de esa cifra, el cierre de las fronteras podría tener un impacto directo en cerca 85.000 pasajeros en el caso de que la suspensión sea total del tráfico aéreo entre Argentina y Chile.

En los últimos días, todas las líneas aéreas vienen disponiendo una flexibilización de sus políticas comerciales en lo que respecta a cambios o devoluciones dependiendo de los destinos y fechas de viajes. Debido a la ansiedad por realizar cambios por parte de los viajeros, los servicios de atención de cada compañía se están viendo afectados, pese al reforzamiento de los turnos. Por consiguiente, se recomienda que sólo los pasajeros realizar el contacto sólo si viajan dentro de las 48 horas. 

El Presidente Fernández considera que la pandemia del COVID-19 es un enemigo invisible que convierte a personas en enfermos y portadores, por lo que pide una actitud solidaria. En su conferencia de prensa indica que hay que luchar contra dos cosas: la pandemia y la psicosis.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Era esperable, de aquí a unos 15 días Chile cerrará fronteras seguramente.

Anónimo dijo...

Chile fue el último país en Sudamérica en cerrar sus fronteras y resulta que es el país con más contagiados per cápita de la región. Desastroso.

Anónimo dijo...

Que tarde chile, para algunas cosas.